Belleza

Cómo tener un bronceado perfecto

Cómo tener un bronceado perfecto

A todas las mujeres nos gusta lucir un bronceado perfecto en verano. Para conseguirlo, explicamos tres sencillos pasos que tendrás que hacer para estar perfectamente bronceada.


Pasos para lucir un bronceado perfecto

Exfoliar para un bronceado perfecto

Exfoliar

El primer paso para dejar a la vista una piel bonita es exfoliar bien la piel. Esto es algo que tenemos que hacer durante todo el año e intensificarlo justo antes del verano, realizando una exfoliciación dos veces por semana, siendo fundamental para conseguir un bronceado uniforme.

El mejor momento del día para hacerlo es la noche, porque así daremos tiempo a que la piel se regenere. Las partes del cuerpo donde tenemos que incidir más son los codos, las rodillas y los talones, justo las más ásperas.

En cuanto a los productos que podemos utilizar, lo más habitual son las cremas que contienen partículas físicas de arrastre, pero también podemos utilizar exfoliantes químicos a base de ácidos que actúan y luego se retiran con agua.


Hidratar para tener un bronceado perfecto

Hidratar

Nuestra piel ha estado expuesta durante meses a cambios bruscos de temperatura resecándose y perdiendo gran parte de humedad. Por eso es importante que antes de llegar el verano le aportemos una buena hidratación.

El mejor momento del día para hidratar nuestra piel es por la mañana después de la ducha.

La cosmética altamente hidratante será la que nos ayude a mejorar el aspecto de nuestra piel, haciendo que sea más suave y luminosa. Existen tipos de hidratantes para todos los gustos: leches ligeras, mantecas untuosas y aceites prácticos para aplicar sobre la piel mojada.


Broncear para tener un bronceado perfecto

Broncear

Después de exfoliar e hidratar, ya tenemos la piel preparada y lista para recibir una dosis de color. Para una aplicación perfecta, es recomendable utilizar una manopla para extender bien el producto que utilicemos y se reparta de manera uniforme.

Para las zonas del cuerpo en las que queramos un tono más claro, como en la cara, mezclaremos el autobronceador con crema hidratante. En tobillos, talones y codos, protegeremos la zona con una dosis extra de hidratante para que el autobronceador no se agarre demasiado en ellas y así evitaremos los ‘churretes’.

Una vez consigas ese bronceado perfecto que tanto deseas, puedes continuar con nuestros consejos para mantenerlo por más tiempo, visita el artículo Aprende a mantener el bronceado por mucho más tiempo.

Te puede interesar

Cómo eliminar las verrugas en un solo paso

Cosas Femeninas

Trucos de belleza con limón

Cosas Femeninas

Prepara una loción de naranja para cerrar los poros dilatados

Cosas Femeninas