Salud

Remedios naturales para el tratamiento de la mastitis

Tratamientos naturales para el tratamiento de la mastitis

La mastitis es una infección del tejido de mama que afecta más comúnmente a las mujeres que están en el momento de amamantar a su bebé. En general, la mastitis de lactancia afecta a un seno, pero no suele afectar a ambos, teniendo siempre en cuenta que a menudo se produce dentro de los tres primeros meses después del parto, pero puede ocurrir en cualquier momento durante el período de lactancia.

Esta infección es el producto de un conducto de leche obstruido que provoca que la leche se mantenga en la mama conduciendo a la infección; otras razones pueden ser las bacterias que entran en la propia mama a través de la rotura o grietas del pezón.

Si buscamos signos o síntomas de esta dolencia algunos de ellos serían: dolor de pecho, inflamación, enrojecimiento y sensibilidad al tacto.


Maneras naturales para el tratamiento de la mastitis

Masajes

Siempre masajear la mama desde el exterior hacia el pezón en pequeños círculos aplicando más presión sobre el área afectada.

Es importante preparar un aceite de masaje mediante la mezcla de cantidades iguales de aceite de albaricoque y germen de trigo, haciéndolo un par de veces al día.

Antes del masaje, es importante limpiar los pezones con agua tibia antes de amamantar a su bebé.


Compresas calientes y frías

Lo que buscamos con este remedio para el tratamiento de la mastitis es ayudar a disminuir la inflamación y aliviar el dolor, mejorar la circulación sanguínea y el flujo de la leche.

La manera de aplicar el calor y el frío es de forma alterna: aplica el calor, una bolsa de agua caliente envuelta en una toalla delgada, durante 15 minutos, y a continuación prepara una compresa con cubitos de hielo envuelta en otra toalla y aplícala durante 5 minutos, repitiendo este ciclo 2 o 3 veces.


Las hojas de col

Puede que no lo parezca, pero son un remedio calmante para la inflamación de los pechos que tienen una infección, proporcionando también alivio a la congestión de los conductos obstruidos.

Hay que colocar una hoja de col fría en el seno infectado y, cuando esta alcance la temperatura ambiente, hay que sustituirla por otra nueva, haciéndolo un par de veces al día.


Vinagre de manzana

Este vinagre de sidra de manzana tiene unas increíbles propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a solucionar las infecciones y su propagación.

Hay que preparar una mezcla de una parte de vinagre de manzana por dos partes de agua y aplicarla en a zona afectada con algodón, dejándola reposar durante 15 minutos, limpiándola después con agua tibia.

Repitiendo este ritual dos o tres veces al día hasta que la infección desaparezca. Otra manera de prepararlo es filtrando el vinagre de manzana y mezclarlo con miel en un vaso de agua, bebiéndolo tres veces al día durante una o dos semanas hasta que consigamos sentirnos mejor o que nuestra infección desaparezca.

No debemos olvidar utilizar ropa cómoda y holgada para evitar que las molestias con nuestros pezones al roce con la ropa nos hagan daño.

Te puede interesar

Remedios caseros para la tiroides

Cosas Femeninas

Señales de que has encontrado el ginecólogo adecuado

Cosas Femeninas

Remedios caseros para las articulaciones inflamadas

Cosas Femeninas