Secretos para exfoliar bien la piel

Tu piel lucirá mucho mas bonita si aplicas un exfoliante de vez en cuando. Te proponemos la forma de hacerlo correctamente.


Trucos para exfoliar bien la piel

Hacer una buena exfoliación de la piel permite liberarse de espinillas, células muertas, grasa sobrante y también es bueno para dejar tu cutis y la piel de tu cuerpo muy suaves. Pero ¿sabes el truco para hacerlo correctamente? Si quieres conocer todos los secretos, no dejes de leer nuestros consejos para exfoliar bien la piel.


Trucos para exfoliar bien la piel

Exfoliación corporal

Para exfoliar bien la piel de tu cuerpo necesitarás un producto exfoliante especial para el cuerpo, una esponja vegetal, un cepillo para el cuerpo o guantes de ducha, una piedra pómez y por último tu loción corporal o crema hidratante.

Una vez que tengas todo listo, abre la ducha con agua caliente para que salga el vapor y deja que penetre en tu piel. Mientras tanto, pasa la esponja vegetal sobre la piel para desprender las células muertas. Empieza por la planta de los pies y asciende hasta llegar a tu rostro.

Cuando ya estés lista, introdúcete en la ducha y moja tu cuerpo. Aplica el producto exfoliante con la ayuda de tu esponja o los guantes y comienza a realizar movimientos circulares y para la planta de los pies necesitarás utilizar la piedra pómez que afinará las durezas. En el caso de tu espalda y otras zonas de difícil acceso, lo mejor es utilizar el cepillo.


Exfoliar el rostro

En cuanto a tu rostro, existen muchos productos especialmente formulados para esta zona, son muy diferentes a los que usas regularmente en tu cuerpo, ya que deben ser mucho más suaves e inocuos.

Tienes algunos productos naturales en el mercado para esta función, pero también puedes recurrir a métodos naturales con productos caseros, como el azúcar, avena, el bicarbonato etc, de los cuales te hablaremos en otro apartado.

Recuerda también hacerlo en tus manos y en la parte superior de tus pies que en muchos casos los tenemos olvidados.

Recuerda siempre aplicar abundante crema hidratante, tanto en el rostro como en el resto del cuerpo, para que la piel no se reseque.


Exfoliante con arena

Para preparar un exfoliante casero, solo necesitarás una taza de arena húmeda. Espárcela por tu piel mojada con movimientos suaves, circulares pero firmes. Masajea durante unos minutos y a continuación enjuaga la arena con agua tibia y sécate con una toalla suave sin frotar la piel. Recuerda que siempre al finalizar deberás utilizar crema hidratante.

Si no tienes arena, puedes remplazarla por una mezcla de azúcar y agua o jugo de limón. Importante: en el caso de que tu piel esté bronceada por el sol, es mejor dejar la exfoliación para otro momento, cuando ya la piel no esté roja o irritada.

Si quieres preparar un buen exfoliante, te recomiendo la lectura del artículo Exfoliante casero con bicarbonato, donde encontrarás la receta de un excelente exfoliante casero.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios