Cómo saber si tenemos problemas en los riñones

Síntomas de que algo no va bien en tus riñones

Uno de los sistemas más humildes del cuerpo humano es el sistema excretor o urinario. Éste apenas consta de unos pocos órganos y ocupa muy poco espacio, a diferencia de los grandes sistemas como el circulatorio, el óseo, el muscular o el nervioso, que recorren todo el cuerpo.

Este sistema está conformado por riñones, uréteres, vejiga urinaria y uretra, esta última con importante dimorfismo en el caso del hombre y la mujer. La uretra es mucho más larga en los hombres, dado que recorre casi todo el pene.

El sistema urinario cumple una función importantísima en el cuerpo: deshacerse de cientos de toxinas y del exceso de líquido, limpieza que realiza simultáneamente en una misma acción, orinar.

La importancia del riñón para el cuerpo

Los riñones se encuentran ubicados en la zona baja de la espalda, tienen forma de judía, miden cerca de 12 cm. de largo por 6 de ancho cada uno. Esta pareja de órganos tiene la función de filtrar la sangre y eliminar, a través de la orina, las toxinas presentes y el líquido que ingerimos de más.

En un día, los riñones humanos pueden filtrar 30 veces toda la sangre de cuerpo, produciendo entre litro y medio a dos litros de orina. Cuando este proceso falla, el cuerpo literalmente se envenena a sí mismo al ser incapaz de deshacerse de los químicos dañinos que se acumulan en el torrente sanguíneo.

Atención a las señales del organismo

El cuerpo es sabio y cuando los riñones no están funcionando correctamente envía señales muy claras entre las que destacan las siguientes:

  • Cambios en la orina: es el síntoma más claro de que hay problemas en los riñones. Debe atenderse al color y cantidad de las micciones. Son motivos para asistir al médico orinar de color marrón o rojizo, ardor o dolor al orinar orina que genera espuma y sensación constante de querer seguir orinando. Un síntoma inequívoco es la necesidad de ir muy a menudo a orinar durante la noche cada poco tiempo.
  • Retención de líquidos: al no poder filtrar las toxinas, empezamos a acumular líquidos en varias partes del cuerpo, generando una inflamación generalizada. La retención de líquidos en períodos prolongados es motivo de alarma.
  • Sabor metálico constante: la presencia de toxinas en el torrente sanguíneo afecta a la percepción de los sabores y produce la sensación de tener en la boca un sabor a algo metálico.
  • Erupciones cutáneas: un organismo intoxicado busca la manera de deshacerse de lo que le envenena, así que aparecerán abundantes erupciones, irritaciones y similares síntomas en la piel.
  • Excesivo cansancio: los riñones participan en la producción de glóbulos rojos y si estos fallan no se transporta correctamente el oxígeno a todo el cuerpo, lo cual genera cansancio excesivo y aparentemente inexplicable. Esto también obliga a respirar más rápidamente (sin efecto) y genera fatiga muscular.
  • Desenfoque mental: si la oxigenación corporal no es la correcta, el cerebro no trabaja correctamente y se ve afectada la capacidad de concentración.
  • Dolor: el dolor en los riñones es un síntoma bastante claro, incluso cuando es leve. Cuando se trata de un cólico nefrítico, es uno de los dolores más agudos que puede sufrir el ser humano.

Para mantener la salud del sistema urinario y evitar la aparición de cualquiera de estos síntomas, es importante beber al menos dos litros de agua al día, realizar ejercicio físico y evitar el exceso de sales en la dieta diaria. Siguiendo estas instrucciones, los riñones seguirán sanos por mucho tiempo.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

El jabón daña tus partes íntimas

Por qué el jabón daña tus partes íntimas

Descubre por qué el jabón daña tus partes íntimas y cómo puedes sustituirlo para que esto no ocurra. La buena higiene en estas zonas es muy importante.