Los peligros de las pastillas para perder peso

Cuidado con las pastillas para perder peso

Estudios recientes han demostrado que cada año aumenta el número de personas con sobrepeso. Esto no sucede solo en adultos, sino también en niños que acaban de comenzar la escuela.

Hay muchos factores que han contribuido a este mal, como las comidas rápidas que contienen una gran cantidad de grasas saturadas, el uso de azúcar refinada en los refrescos y otros alimentos procesados.

Comer alimentos con menos fibra, la genética y comer en exceso hace más lento el metabolismo de las personas y son los factores que generalmente influyen en el sobrepeso.

Perder peso toma su tiempo y la mayoría de la gente no tiene paciencia y quieren deshacerse de esos kilos de más rápidamente y algunas terminan por recurrir al uso de pastillas para perder peso.

Peligros de las pastillas para perder peso

Desde la década de 1950 hasta finales de los años 90, los médicos prescribían pastillas para perder peso. Estos medicamentos funcionan al aumentar los niveles de serotonina en el cerebro haciéndole creer que el estomago está lleno y por lo tanto aumenta la tasa metabólica de la persona.

Fue sólo después de que los científicos descubrieron que las pastillas para perder peso tenían efectos secundarios y fueron relacionadas con causar la enfermedad de las válvulas del corazón que éstas fueron retiradas de las estanterías.

Posteriormente, se han realizado modificaciones y nuevas drogas fueron desarrolladas y prescritas por los médicos y muchos de los cuales aún están en espera de aprobación por la FDA.

La idea de que una droga simple puede cambiar todo sin la necesidad de cambiar la dieta o sin sacrificar nada es muy tentador, ya que la gente ha visto a amigos y familiares que usan pastillas para perder peso y han mostrado una mejoría tremenda.

Este hecho hace que muchas personas gasten miles de dólares al año para experimentar este milagro y que las compañías farmacéuticas ganen mucho dinero haciendo y vendiendo estas pastillas para perder peso.

Las pastillas para perder peso deben ser prescritas por un médico. Aún con los avances de la tecnología médica estos fármacos siguen planteando un riesgo para la salud de la población.

Los problemas para los pacientes pueden ser desagradables, tales como diarrea, vómitos, opresión en el pecho y en el tracto urinario, también hay que tener cuidado con los ataques al corazón o un derrame cerebral.

Una sobredosis en el uso de pastillas para perder peso puede causar temblores, confusión, alucinaciones, respiración superficial, ataque cardiaco y convulsiones.

Los efectos secundarios varían dependiendo del estilo de vida y salud de la persona.

Si una persona decide dejar de tomar las pastillas para perder peso, los estudios han demostrado que la persona experimentara síntomas de abstinencia y efectos secundarios. Esto incluye cambios notables en el estado de ánimo, hiperactividad, dolor de estomago, insomnio, pesadillas, irritabilidad, fatiga severa, depresión, nauseas, vómitos y temblores.

Una gran cantidad de pruebas clínicas demuestran que tomar pastillas para perder peso realmente funciona. Pero esto solo puede funcionar si se hace una dieta baja en calorías y un plan de ejercicios, todo ello mediante tratamiento médico.

Otros artículos que te pueden interesar

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

Adelgazar con la acupuntura en las orejas

Acupuntura en las orejas para adelgazar

Descubre la acupuntura en las orejas, un método novedoso con el que muchas mujeres consiguen perder kilos y mantenerse en su peso ideal.