Mascarilla de microdermoabrasión

Mejora la apariencia de tu cutis con esta microdermoabrasión casera

La piel sufre todos los días los efectos de un sinfín de agresiones externas comunes en el medio en el que nos desenvolvemos. El cutis padece de manera especial estos daños por ser la parte más expuesta de nuestro cuerpo y con mayor sensibilidad, así que requiere una atención especial.

Para el cuidado del cutis es indispensable tener en cuenta el tipo de piel y las necesidades específicas en cada momento. El objetivo es eliminar las células muertas, limpiar los poros y aplicar productos con propiedades que contribuyan a la regeneración celular, y a la nutrición, relajación e hidratación de la piel.

Existen diversas técnicas para cuidar la piel de la cara que van desde tratamientos faciales especializados hasta diversos productos que mejoran la apariencia, como cremas exfoliantes, mascarillas y humectantes para aplicar en casa.

Microdermoabrasión, un tratamiento con grandes beneficios

La microdermoabrasión es una técnica que ayuda a mantener la piel suave, limpia y joven. Los resultados que se obtienen son similares al de los peelings aunque menos agresivos, por lo que después de su aplicación se pueden realizar las actividades habituales. Con este procedimiento se eliminan las capas más superficiales de la piel y ayuda a eliminar cicatrices y a reducir arrugas de forma natural.

Es un tipo de exfoliación que elimina las capas exteriores de la piel y promueve la regeneración celular, así como el aumento de la producción de colágeno y de la elasticidad. Este tratamiento ayuda a reducir las líneas de expresión y arrugas finas, disminuye la hiperpigmentación y ampliación de los poros, mejora la apariencia de las estrías cuando se combina con peelings y atenúa los rastros de daños superficiales causados por el sol.

Se recomienda realizar este tratamiento de microdermoabrasión cada 10 o 15 días, dependiendo de las condiciones particulares de cada persona, y habitualmente se realizan un total de seis sesiones.

Una receta casera rejuvenecedora

Muchos de los tratamientos para cuidar el cutis se realizan con productos químicos que, si bien pueden brindar resultados positivos para la piel, suelen ser más caros y pueden tener efectos secundarios. Por otro lado, los productos naturales son altamente recomendados por los especialistas debido a que reducen el riesgo de resultados adversos, y sus ingredientes se pueden conseguir de forma más sencilla y a un menor precio.

Con solo tener bicarbonato de sodio y aceite de oliva se puede preparar una receta casera que consigue excelentes resultados para la piel del cutis, ya que el bicarbonato funciona como un potente exfoliante natural mientras que el aceite hidrata profundamente la piel a la vez que la desinflama.

Cómo hacer un tratamiento de microdermoabrasión

Ingredientes:

  • Bicarbonato sódico
  • Aceite de oliva

Preparación:

La preparación de este tratamiento de microdermoabrasión casero consiste en mezclar una cucharada de bicarbonato de sodio con una cucharada de aceite de oliva y remover todo hasta conseguir una pasta de contextura homogénea.

Este producto se debe aplicar sobre las zonas afectadas por cicatrices, manchas o arrugas con masajes circulares, siendo el mejor momento por las noches antes de dormir.

Para que el tratamiento de microdermoabrasión haga efecto, la mascarilla debe permanecer en la piel durante cinco o diez minutos y luego ser removida con abundante agua tibia.

Otros artículos que te pueden interesar

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

Cómo eliminar los puntos marrones de la piel

Remedio milagroso para desacerté de los puntos marrones de la piel y rostro

Si quieres eliminar las manchas marrones producidas en el rostro debido a la exposición prolongada de sol, tienes que probar esta mascarilla natural.