Evita las arrugas prematuras de tu piel


Cómo retrasar las arrugas prematuras

El envejecimiento prematuro por muy raro que suene y parezca es algo natural en las personas y aunque no podamos evitarlo ya que las células de nuestro cuerpo poco a poco van muriendo, lo que si podemos hacer es luchar contra el para que no ocurra a una temprana edad. Como prevenir y eliminar las arrugas prematuras se ha convertido en uno de los temas más populares en la actualidad.

Normalmente a partir de los 25 años se empiezan a notar pequeños pliegues en la frente y alrededor de la boca llamados surcos nasogenianos, luego a los 30 aparecen otras alrededor de los ojos conocidas como arrugas suborbitales y a los 35 se acentúan estas últimas para dar paso a arrugas prematuras más visibles como las periorbitales o “patas de gallina”.

Muchos especialistas en dermatología desmienten mitos sobre el envejecimiento prematuro, la gimnasia facial o el maquillaje. Ellos opinan que la vida sana es la única receta efectiva para librarnos de las arrugas prematuras. Nadie puede evitar el paso de los años, ni saltarse el peso de la genética, sin embargo, la realidad es que en la actualidad con la diversa cantidad de avances médicos que existen hay maneras de retardar el envejecimiento en el cuerpo.


Saber, aceptar, prevenir.

Hay tres cosas que se deben tener en cuenta antes de tomar medidas contra estas molestas marcas.

Saber: Debemos tener conocimiento de que las arrugas prematuras por proceso natural y fisiológico nos van a aparecer a una cierta edad y es una fase de cambio de nuestro cuerpo y rostro.

Aceptar: La aparición de arrugas es inherente en el ser humano, es necesario aprender a lidiar con ellas.

Prevenir: Cuidar nuestra salud, prestarle la debida atención a la piel y evitar que agentes externos que la afecten.

Factores que intervienen

Dormir bien. Es importante que duermas un promedio de ocho horas cada día. Las personas deberían utilizar una almohada relativamente plana pensando en las arrugas prematuras del cuello, aunque no está demostrado que esto sea del todo cierto.

El ambiente. El smog y un clima húmedo o frio son agresores de la piel, por ello es igual de importante la limpieza, humectación y foto-protección.

Limpieza. La recomendación para una persona sin enfermedades en la piel es lavarse el rostro dos veces al día, después de levantarse y en la noche, con el fin de retirar toda la suciedad acumulada. Para ello debes utilizar los productos adecuados, según tu tipo de piel.

Hidratación. Con respecto a la ingesta de agua, el nivel de hidratación varía en cada persona, no obstante, en términos generales, el consumo promedio debe ser de dos litros al día.

Cigarrillo y maquillaje

Si eres fumadora, de seguro luces 10 años mayor de lo que eres. La evidencia científica demuestra que el cigarrillo promueve el envejecimiento porque obstaculiza la correcta oxigenación corporal y permite que los radicales libres dañen los tejidos.

Con respecto al maquillaje, por sí solo no es perjudicial, lo que si puede serlo es no retirar los residuos de tu rostro, lo que además del deterioro de la dermis puede traer problemas oclusivos, como el acné.


Humectación y sol

El uso de cremas para la cara y el cuerpo dependerá del tipo de piel que tengas. Asimismo, es importante que sepas que después de la ducha es el mejor momento para humectarte completa. Si no dispones de tiempo para hacerlo en las mañanas, entonces hazlo tras un baño nocturno, así dormirás hidratada, descansarás mejor y no tendrás la necesidad de hacer esta operación a la mañana siguiente.

En cuanto a la foto-protección, aunque haya frio igual se producen manchas y foto-envejecimiento por lo que es importante que apliques un protector o pantalla solar en el rostro, cuello y escote antes de salir de casa. Sin embargo, no debes olvidar que en cantidades adecuadas el sol incentiva la producción natural de vitamina D, la cual favorece una apariencia más joven.

Consiente tu piel

El cuidado no solo debe ser por dentro. El ejerció diario debe formar parte de nuestra rutina, incluyendo la gimnasia facial.

Por otro lado, las mascarillas son una excelente opción para refrescar y proteger la piel, más aun si son naturales. Aplícalas semanalmente y acompáñalas de un buen masaje utilizando la yema de los dedos para darle suaves golpecitos al rostro y estimular así la secreción de colágeno y elastina.

Si quieres una buena mascarilla visita el artículo Mascarilla casera para tener una piel limpia, donde encontrarás la fórmula para preparar una mascarilla efectiva para limpiar la piel.

Hábitos alimenticios

La alimentación también es un factor trascendental ya que las grasas saturadas fomentan la aparición de surcos y pliegues en la piel a temprana edad. Por esta razón, debes priorizar el consumo de carotenoides, ácidos grasos, omega-3 y vitaminas, los cuales tienen una función foto-protectora, es decir, resguardan a la dermis de los agentes externos que la envejecen.

El grupo de los carotenoides está conformado por zanahoria, durazno, tomate, melón, espinaca, lechuga, brócoli, entre otros, y su función foto-protectora los convierte en grandes aliados de la piel; lo mejor de todo es su fácil acceso, ya que es posible encontrarlos en cualquier supermercado.

Los ácidos grasos omega-3 se hallan en las nueces, semillas de calabaza, algas marinas, soja, salmón, sardina, trucha, entre otros.

Te aconsejo la visita al artículo Reglas para el cuidado de la piel, donde puedes encontrar más consejos para el cuidado de la piel y así retrasar todo lo posible la aparición de las temidas arrugas prematuras.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios