Embarazo y Lactancia

¿Cómo lidiar con el dolor al amamantar?

Dolor al amamantar y sus causas más comunes

La etapa de la lactancia no debe ser un proceso doloroso, cuando eso sucede, es por lo general una señal de que algo anda mal y necesitas encontrar lo que es para solucionarlo. Muchas mujeres asumen que es normal experimentar dolor en los primeros días o que todo esta bien si solo ha sido un minuto el dolor al amamantar. La realidad es que no es así, ya que incluso un breve momento de dolor al inicio puede ocasionar grietas en el pezón y la disminución en la producción de la leche.


Dolor al amamantar, cosas que debes saber

Cuando tienes problemas con los pezones, la lactancia se vuelve incomoda e incluso dolorosa. Los pezones pueden parecer deformados o escupidos cuando salen de la boca de tu bebé. La piel de pezón puede agrietarse o presentar ampollas; tu bebé puede estar irritable y muchas veces es común que te muerda o mastique justo debajo del pezón.

Otra de las causas por las que aparece el dolor al amamantar se relaciona con una infección por levadura. En este caso los síntomas más comunes es dolor en los pezones, a menudo entre las comidas, así como cuando se esta amamantando al bebé. El dolor en la lactancia es descrito como un dolor agudo o ardor punzante. Los pezones pueden desarrollar una erupción de color rosa o rojo, mientras que la piel puede verse más suave y brillante.


El bebé puede desarrollar puntos blancos o círculos en el interior de sus labios y las mejillas, incluso en la parte superior de la boca. Esto con frecuencia sucede después de someterse a tratamientos con antibióticos o si los niveles de hierro en la madre son muy bajos. Se recomienda consultar con el médico para confirmar el diagnóstico y obtener el tratamiento más indicado.


Junto con lo anterior, También es común que suceda que un conducto de leche se encuentre obstruido como consecuencia de que algo esta ejerciendo presión en esa zona. La leche entonces comienza a acumularse y crea presión justo detrás del pezón. Generalmente esto sucede en el pecho, sin embargo en ocasiones una de las aberturas del pezón igualmente puede obstruirse. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es tomar una ducha o baño caliente o utilizar una toalla húmeda y caliente y aplicarla sobre la mama.


También es recomendable dar un masaje sobre el área sensible y después de esto comenzar a amamantar al bebé. Si la obstrucción se encuentra en el pecho, puedes manipular o exprimir para hacer que salga la leche. Si esto no funciona tras un par de días o te comienzas a sentir enferma o con fiebre, debes ir con tu médico para que te ayude a solucionar este problema.

Finalmente, la mastitis es otra de las causas por las que duele amamantar y en este caso es común que la mama presente un área roja caliente. Por lo general la madre también experimenta fiebre y malestar. Esto es algo que se puede desarrollar de forma repentina o puede ser un conducto obstruido que no se ha tratado.

Si crees que puedes tener mastitis, te recomiendo la lectura del artículo ¿Qué es la mastitis?, ¿cuáles son sus síntomas y factores de riesgo?, donde te muestro información importante.

Te puede interesar

Embarazo adolescente, qué debes saber

Cosas Femeninas

¿Cómo combatir los dolores de cabeza en el embarazo?

Cosas Femeninas

Los secretos que nadie te dice acerca de la menopausia

Cosas Femeninas