Cómo controlar la orina

Controlar la orina ¿es un problema para ti?

Con el paso del tiempo o por problemas con algunas enfermedades, tanto mujeres como hombres suelen tener problemas para controlar la orina, aunque es algo que se da mucho más en las mujeres.

Para la mayoría de las mujeres, durante la menopausia este tipo de problema se acrecienta mucho, llegando a hacer que sea un verdadero problema para la mayoría de nosotras y que tengamos que usar algunos complementos extra.

¿Cuándo podemos saber que no podemos controlar la orina?

La mayoría de las mujeres, tienen estas pérdidas cuándo se ríen o cuándo estornudan. Por eso al llegar este problema, evitan estar con más personas y terminan aislándose.

En otros casos, controlar la orina se convierte en algo mucho más pesado y no se puede hacer nada para evitarlo durante esa época. Esto pasa sobre todo durante la época de embarazo o los días muy próximos al parto.

La solución para llegar a controlar la orina

Te tenemos una buena noticia, ya que si se puede mejorar la situación con unos simples ejercicios que puedes hacer en tu casa y sin tener que gastar nada.

Para fortalecer esta zona, debes realizar los ejercicios de Kegel. Para hacerlos correctamente, debes intentar apretar y tensar los músculos que son los encargados de detener la orina, mientras más fuertes sean, más control tendrás.

Por otro lado, una vez que tengas el primer paso controlado, debes hacer lo mismo con tu vejiga. Para ello, debes aguantar la orina en plazos más largos cada vez, para que gane un poco de tamaño y resistencia. Debes intentar mantener la orina en tu vejiga al menos 3 horas y que ella sola sepa que cada tres horas se vaciará.

Aunque tu creas que no controlar la orina es una enfermedad, esto no es cierto; ya que es un problema que se puede controlar.

Otros artículos que te pueden interesar

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Te puede interesar

El jabón daña tus partes íntimas

Por qué el jabón daña tus partes íntimas

Descubre por qué el jabón daña tus partes íntimas y cómo puedes sustituirlo para que esto no ocurra. La buena higiene en estas zonas es muy importante.