Fitoterapia

Propiedades y beneficios de la melisa

Propiedades y beneficios de la melisa

La planta de la melisa se utiliza con fines medicinales tanto en farmacéuticas como de forma casera consumiendo la planta fresca o seca. Procedente del sur de Europa, crece de forma silvestre en campos con tierras ricas y en lugares con buena sombra. También podremos aprovechar de las propiedades y beneficios de la melisa desde una maceta en nuestra casa.


Composición natural de la melisa

Rica en aceites esenciales, principalmente en timol, geranial, neral, citronelal y limoneno, por los que consigue ese rico aroma alimonado mientras la planta está fresca. Y vitaminas y minerales que fortalecen nuestro organismo mientras alivian, curan y previenen de enfermedades y padecimientos.


Beneficios de la melisa

Contra los nervios y el estrés

Es su principal característica, la melisa se conoce por su propiedad de planta tranquilizante. Una infusión de melisa actúa como un sedante natural eficaz ante casos de estrés personal, depresión o angustia, insomnio, de adelgazamiento para reducir el apetito y también en casos de bulimia y anorexia para calmar los nervios.

A su vez, alivia los problemas físicos que se despiertan de la naturaleza nerviosa. Las alteraciones físicas que sufre el organismo por consecuencia del desequilibrio nervioso son muchas, pero las que más se destacan son:

  • Las palpitaciones o taquicardias, que vuelven a su ritmo normal gracias a que la melisa relaja el músculo cardíaco, evitando las arritmias. Beber 3 a 4 tazas por día de infusión de melisa (1 cucharada por taza de agua) o una infusión de melisa, tila y valeriana (1/2 cucharada de cada una por taza de agua) dos veces al día.
  • Espasmos musculares, ya sean por nervios o por esfuerzo físico, son controlados por un suave masaje con aceite de melisa como tónico, que fortifica y relaja los músculos.

Propiedades digestivas

Con su función antiespasmódica también relaja los espasmos digestivos. Por lo que se recomienda beber una taza de infusión luego de las comidas, preparando 1 cucharada de melisa por cada taza de agua y lo dejamos hervir por 15 minutos.

Evitaremos malas digestiones, dolor de estómago, colon irritable, vómitos (también los generados por tratamientos como los de quimioterapia) y gases o flatulencias.


Para calmar dolores

Los ácidos caféico, ursólico, y clorogénico en conjunto con los aceites esenciales aportan beneficios analgésicos, aliviando dolores de cabeza y jaquecas (cefaleas y migrañas), dolor de oído, de muelas o en las mujeres los menstruales.

De uso externo de la Melisa

Podremos recurrir a la melisa para curar problemas externos de la piel, como:

  • Heridas por llagas y acné, aplicando sobre la zona a regenerar el resultante de la infusión preparada con 4 cucharadas por litro de agua.
  • Ante picaduras de insectos podremos aplicar en la zona afectada el jugo que se extrae de la planta.
  • Masticando su hoja reduciremos el mal aliento.

Entre las propiedades y beneficios de la melisa también nos encontraremos con que es antibiótico natural, previene los cuadros de asma, regula el hipertiroidismo, aumenta la producción de bilis en la vesícula y depura el hígado.

Te puede interesar

Beneficios de la menta para nuestra salud

Cosas Femeninas

Propiedades y beneficios de la verdolaga

Cosas Femeninas

La Cebolla y sus propiedades curativas

Cosas Femeninas