Salud

Remedios caseros para las articulaciones inflamadas

Tratamientos naturales para las articulaciones inflamadas

Siempre damos por hecho que podemos movernos libremente hasta que ese movimiento se vuelve limitado como consecuencia del dolor y las articulaciones inflamadas. Siendo esta una condición bastante común, a continuación te hablamos acerca de los mejores remedios caseros para las articulaciones inflamadas.


¿Qué produce la inflamación en las articulaciones?

La inflamación en las articulaciones puede presentarse de forma conjunta con el dolor articular. Esta hinchazón puede ocasionar que la articulación se muestre más grande o de una forma fuera de lo normal.

Una vez que se presenta la lesión, la inflamación puede significar que se tiene un hueso roto o un desgarro en el ligamento del musculo o en el tendón. Entre las causas más comunes de la inflamación de las articulaciones encontramos:

  • La Gota
  • Seudogota
  • Osteoartritis
  • Espondilitis anquilosante
  • Artritis reactiva
  • Lupus eritematoso sistémico

Remedios naturales para las articulaciones inflamadas

Cualquiera que sea la causa, existen remedios para desinflamar las articulaciones y ayudar a mitigar el dolor.

Té de cúrcuma y jengibre

Ambos, tanto el jengibre como la cúrcuma, son antiinflamatorios naturales que se pueden usar como remedios caseros para la hinchazón de las articulaciones.

La cúrcuma tiene un ingrediente activo llamado curcumina, que es un poderoso antioxidante y además tiene capacidad de reducir los niveles de los enzimas responsables de la inflamación.

Se recomienda preparar un té de cúrcuma y jengibre, agregar un poco de miel y tomar dos veces al día.


Sales de Epsom

Las sales de Epsom contienen sulfato de magnesio, un mineral de origen natural que durante años se ha usado para aliviar el dolor en las articulaciones.

El remedio consiste en llenar un tazón grande con agua tibia y agregar ½ de sales de Epsom. A continuación hay que revolver hasta que las sales de disuelvan y posteriormente sumergir la zona del cuerpo afectada durante 15 minutos.


Dieta rica en magnesio

El magnesio es utilizado por nuestro cuerpo en más de 300 respuestas biomécanicas, además que se sabe relaja los músculos y alivia el dolor generado por la inflamación.

Una dieta rica en magnesio es conveniente porque contribuye a mantener saludables nuestras articulaciones. De ahí que se recomiende el consumo de alimentos de hojas verdes oscuras como las espinacas, las legumbres y las nueces.

Opcionalmente se pueden tomar suplementos de magnesio que se pueden conseguir sin receta en muchas tiendas y supermercados.

Hojas de diente de león

Las hojas de diente de león tienen niveles altos de vitaminas A y C, por lo que pueden ayudar a reparar el tejido dañado en las articulaciones, así como contribuir a que el hígado elimine las toxinas de la sangre.

Algunos estudios también han revelado sus propiedades antiinflamatorias debido a que cuentan con ácido linoleico y linoleico.

Té de sauce blanco

El sauce blanco contiene un ingrediente activo llamado salicina, el cual se transforma en el cuerpo en ácido salicílico, muy similar al ácido acetilsalicílico que es el ingrediente activo de la aspirina.

Se recomiendan dos cucharaditas de corteza de sauce blanco o en polvo, 1 taza de agua, miel o limón al gusto.

Te puede interesar

Remedio para el tratamiento de la gastritis

Cosas Femeninas

Síntomas que indican la presencia de quistes en los ovarios

Cosas Femeninas

El alzheimer y sus fases, causas y síntomas

Cosas Femeninas