¿Qué es el angiodema, cuáles son sus síntomas y cómo se puede tratar?


Sintomas y tratamiento del angiodema

El angiodema es básicamente una hinchazón debajo de la piel que generalmente aparece como una reacción a un factor desencadenante que puede ser un medicamento o algo a lo que se sea alérgico. Usualmente no es una condición grave, sin embargo se puede convertir en un problema recurrente y en pocas ocasiones puede ser potencialmente mortal si es que afecta la respiración


¿Cuáles son los síntomas de un angiodema?

Cuando una persona experimenta un angiodema, la inflamación que provoca esta condición afecta con mayor frecuencia a las manos, los pies, el área alrededor de los ojos, la lengua, los labios e incluso los genitales. Muchas personas también pueden presentar una erupción con picazón conocida usualmente como urticaria o ronchas.

En los casos más grades de angiodema, también es posible que ocasionen problemas para respirar, además de dolor en el abdomen y mareos.

La hinchazón ocasionada puede desarrollarse repentinamente o aparecer de forma gradual durante un par de horas. Normalmente la condición dura unos pocos días.

Otros síntomas comunes del angiodema incluyen irritación en los ojos (conjuntivitis), sensación de mareo, diarrea y desmayo.


¿Qué ocasiona el angiodema?

Existen diferentes tipos de angiodema, cada uno de los cuales es provocado por algo diferente. Un angiodema puede ser causado por una reacción alergia, como una reacción a los alimentos, un medicamento como los inhibidores de la enzima (ACE) convertidora de la aniotensina para la presión arterial alta, incluso también puede ser ocasionado por un defecto congénito que se herede de los padres.

En muchos casos sin embargo, no está del todo claro cuál es la causa del angiodema, lo cual suele llamarse como “angiodema idiopática”.


¿Cuándo acudir al médico?

Es importante acudir de inmediato con el médico si se experimentan episodios de inflamación que afectan la piel o los labios y no se está seguro de cuáles puedan ser las causas. Es posible que el médico recomiende pruebas para determinar qué es lo que está ocasionando el angiodema. Si el médico piensa que el angiodema puede haber sido ocasionado por una reacción alérgica, puede orientar el tratamiento a un área de inmunología.

Las pruebas incluyen un pinchazo en la piel con una pequeña cantidad de alérgeno sospechoso para comprobar si existe una reacción.

También se pueden realizar análisis de sangre para determinar si el sistema inmunológico reacciona al alérgeno sospechoso.


Tratamientos para el angiodema

Aunque la inflamación provocada por el angiodema generalmente mejora por si sola en unos pocos días, existen tratamientos que pueden contribuir a que la disminución se reduzca más rápido y además disminuya el riesgo de que se vuelva a presentar.

El angiodema alérgico e idiopático por lo general se tratan con antihistamínicos y ocasionalmente también se pueden prescribir medicamentos esteroides para disminuir la inflamación. El angiodema que es ocasionado por algún medicamento, por lo general desaparece luego de que se cambia a un medicamento diferente.

Por lo que respecta al angiodema que es hereditario, esta condición no se puede curar, sin embargo los medicamentos pueden contribuir a prevenir la inflamación y a tratarla rápidamente cuando se produce.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios