Remedios para aliviar el dolor de garganta y la amigdalitis en solo 4 horas

Para aliviar los síntomas de la amigdalitis te presentamos los mejores remedios naturales para combatir los dolores de garganta.


Remedios caseros para aliviar el dolor de garganta

La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas que se produce debido a infecciones en la garganta. Generalmente sus síntomas son hinchazón en las amígdalas, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dificultad para tragar y pus en las zonas inflamadas.


Razones por las cuales contraemos amigdalitis

Existen diversas formas de contraer amigdalitis, pero hay dos que son más habituales que el resto: por contacto directo, es decir, intercambio de saliva o por contacto con objetos contaminados; y a través del aire, es decir, cuando otras personas estornudan o tosen.

También podemos contraer amigdalitis cuando la amígdala es colonizada por virus como mononucleosis o herpes, y como consecuencia de la acción de bacterias que se ubican en el tracto respiratorio, en la faringe o en la piel. Uno de los tipos más comunes es la amigdalitis estreptocócica, producida por la bacteria Streptococo.

Si deseas aliviar rápidamente los síntomas de esta enfermedad, prepara algunos de estos efectivos remedios caseros.


Cómo aliviar el dolor de garganta

Comino negro con whisky

Necesitas los siguientes ingredientes: 80 g de semillas de comino negro, 250 ml de agua purificada y 1 cucharada de whisky.

Vierte el agua en una olla y agrégale las semillas de comino. Lleva al agua a ebullición y déjala hervir durante 15 minutos. Cuando espese, añade la cucharada de whisky. Toma una cucharada del remedio cada 30 minutos durante 2 horas y verás resultados en menos de 4 horas.

Limón y miel

En una taza con agua tibia, agrega el zumo de un limón recién exprimido y una cucharadita de miel. Haz gárgaras con esta mezcla 3 ó 4 veces al día.

Este remedio casero te ayudará a reducir la inflamación y las posibilidades de infección. Una vez que hayas terminado de hacer las gárgaras, cepilla bien tus dientes para eliminar los residuos de limón, ya que tiene un efecto corrosivo que podría dañar el esmalte.


Vinagre de manzana y miel

En una taza con agua caliente o tibia, agrega una cucharadita de vinagre de manzana y otra de miel. Luego tómalo sorbo a sorbo. No lo consumas frío.

Salvia

Coge un puñado de hojas de salvia y ponlo a hervir en una olla con agua. Una vez hervidas, retíralas del fuego y deja que se enfríen. Cuando el agua esté tibia haz gárgaras con la infusión de salvia. Repite el proceso 3 veces al día.


Infusión de tomillo

Es uno de los mejores remedios para la amigdalitis debido a sus propiedades antisépticas y desinfectantes. Agrega unas hojas de tomillo a un caldero con agua filtrada, llévala a ebullición y cuécela durante 5 minutos. Retira la infusión del fuego y consúmela 3 veces al día.

Infusión de eucalipto

La infusión de eucalipto es ideal para contrarrestar los síntomas de la amigdalitis. Esta hierba es conocida por tratar de forma efectiva diversos problemas respiratorio y de la garganta.

Pon a hervir unas hojas de eucalipto en agua durante cinco minutos, cuélalas y consume al menos tres tazas al día de la infusión resultante.

Vino blanco y romero

Mezcla una taza de vino blanco con unas hojas de romero. Hierve la mezcla y agrega a continuación dos cucharaditas de miel. Puedes usarla para hacer gárgaras o para consumirla como infusión. Lo importante es que la consumas al menos tres veces al día.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Comentarios

comentarios